Los tres nuevos tipos de consumidores: ROPO, RTB y Showroomer

Con el auge de internet ha cambiado nuestra forma de comprar

Internet lo está cambiando todo, también, la forma que tenemos de comprar.

Desde que internet forma parte de nuestra vida cotidiana los clientes han cambiado y compran de manera diferente, los compradores son más exigentes y combinan digital con físico.

Además el auge de las redes sociales hace que los clientes se informen antes y durante el proceso de compra.

La revolución digital de nuestra época ha propiciado la aparición de nuevos tipos de cliente con más libertad y capacidad para decidir el qué, el cuándo, el cómo y el dónde llevar a cabo la compra.

Te voy a indicar tres tipos de clientes en función de cómo interactúan con la marca.

Los tres nuevos tipos de consumidores: ROPO, RTB y Showrromer

Cliente ROPO

Este cliente busca información en Internet, tiendas online, redes sociales… para obtener información sobre el producto, comparar con otros productos parecidos, ver las experiencias de otros clientes y tomar una decisión que le llevará a la compra.

Una vez que tiene la decisión de compra se acerca a la tienda física, allí confirma su decisión y adquiere el producto. Son clientes que prefieren el trato personalizado al realizar compras.

Cliente ROPO

Cliente RTB

Este cliente primero busca online, igual que el cliente ROPO su decisión de compra empieza a constituirse con información que adquiere en internet y en las redes sociales.

Después se acerca a la tienda física a probar el producto que quiere comprar.

Pero finaliza la compra en Internet por precio o comodidad.

Cliente RTB

Cliente Showroomer

El cliente showroomer primero se acerca a una tienda física, donde observa el producto, lo prueba y compara, empieza a generar sus primeras decisiones de compra.

Después compara por internet, busca precios, se informa en redes sociales y suele finalizar su compra online,  porque encuentra mejores precios y/o le es más cómodo, puede comprar en cualquier momento del día y con la posibilidad de que se lo lleven a casa directamente.

Cliente Showroomer

Ocurre también que estos consumidores escanean con sus smartphones los productos desde la misma tienda, y compran  a través de las apps móviles.

Lo perjudicial del Showrooming es que representa una pérdida de ingresos a los dueños de las tiendas físicas, quienes gastan dinero en tener el local, los empleados, y los productos en exhibición, mientras que los vendedores online, sin invertir en nada de eso, se quedan con la venta.

Dese luego que la diferencia de precios a veces es grande, y todos queremos cuidar nuestros bolsillos.

Pero nunca hay que olvidar que los precios de las tiendas físicas son más caros justamente por todas las inversiones que conlleva mantenerlas.

Lo realmente importante y muy valioso es:

“Que cada ser humano sea capaz de pensar ,opinar y actuar de manera diferente.”

¿Con cuál te identificas?

Deja un comentario